Friday, August 12, 2011

Quiero creer lo que Tu dices acerca de los hijos

Hoy mientras estaba esperando en la fila de un supermercado para pagar un cuaderno y unas pegas para empezar a enseñarle a mi hija mayor destrezas preescolares (aprovechando el fin de semana de ventas libres de impuestos :), escuché a una madre mencionar que gastó $75 sólo en productos escolares y la madre o suegra que estaba con ella le dijo: "Pues tú querías tener dos, por eso yo paré con uno." Y la madre (que estaba allí con sus dos hijo, un hijo mayor como de 13 años y una niña como de 10 años) susurró: "Ojalá hubiera hecho lo mismo." Dijo esto y su hija menor estaba justo al lado de ella.

Mi corazón se quebrantó.

El rechazo, desprecio y tristeza que sintió esa niña si logró escuchar y entender lo que su mamá dijo al lado de ella tuvo que haber sido increíble. Y si no lo escuchó, el sentir sigue estando allí y que tristeza, cada vez que esa madre se relaciona con su hija en la parte de atrás de su mente está el pensamiento, tú me estás costando mucho, ojalá no te hubiera tenido.

Que doloroso, pensé: Qué si esta hubiera sido mi madre. Yo fui la segunda hija, que tal si mi madre no me hubiera tenido? Qué si hubiera decidido parar después de tener a mi hermano? Yo no existiría. Mis hijas no existirían y hoy en día mi madre no estaría disfrutando de sus nietas. Hoy día mi esposo y yo no estaríamos disfrutando de nuestra hermosa familia. Hoy día hubiera tres personas menos que aman a Jesús con todo su corazón, mente y fuerzas.



Qúe si yo hubierá parado después de mi primogénita 'A', mi segunda hija 'E' no estaría aquí, "oh, y cuanto gozo ella trae a nuestro hogar, cuanta felicidad y deleite para toda nuestra familia." Gracias a Dios que mi abuelo no paró después de 3, mi mamá no estaría aquí. Gracias a Dios que mis otros abuelos no pararon después de 9, mi papá no estaría aquí. Y por consecuente mi familia no estaría aquí.

Yo no quiero dejarme llevar por lo que el mundo dice que es la cantidad "sabia" de tener hijos. Yo no quiero dejarme llevar por el sentir del mundo acerca de los hijos. Yo quiero dejarme llevar por lo que Dios dice en su Palabra y Su sentir por los niños.

Y el dice: "Bendito el fruto del vientre...bienaventurado el hombre que llena su aljaba de ellos" Sal. 127.

El dice: El que recibe a uno de estos niños, me recibe a mí.

El dice: El que hace tropezar a unos de estos niños, no quedará sin castigo.

 El dice: Multipliquense y sean fecundos.

Él es un buen Padre y yo quiero confiar en Él. A uno el da un don, a otros dos y a otros cinco. A uno da dos, a otros cinco y a otros diez. Él sabe cuanto es suficiente para cada uno, queda de nosotros estar dispuestos a recibir sus dones y ser fieles en lo poco que Él nos dá para que en Su reino Él nos confíe con mucho.

Padre, ayúdame a tener tu corazón por los niños. Ayúdame a sentir lo que tú sientes y amar lo que tú amas. Ayúdame a ver las cosas a la luz de Tú Palabra, como Tú las ves, no como el mundo las ve. Libérame de la mentalidad humanista que sólo piensa en lo que yo pueda tener a expensas de otros. Ayúdame a valorar lo que tú valoras y a ser como tú eres. Te amo, en el nombre de Jesús, Amén.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment